septiembre 2013

Una noche en la ciudad se convierte en una jungla llena de especies dispuestas a conseguir su objetivo hombres y mujeres sacan lo mejor de sí para conquistar y conseguir placer sin límites las mujeres se visten para atraer hombres y para despertar la envidia de otras mujeres que amenazan con arrebatarles las oportunidades de vivir una noche de pasión. A la orden del día están las miradas el coqueteo el lenguaje corporal cada vez es mas atrevido el baile es un vehículo para obtener una noche inolvidable y conseguir una pareja o sólo pasar un buen rato y explorar su sexualidad y lo que son capases de hacer. Este proceso sería más exitoso para todos si jugamos a explorarnos.

El juego es una pieza clave en la evolución del ser humano. A través del juego nos divertimos mientras exploramos el mundo que nos rodea. De este modo el juego abre las puertas al erotismo, las personas son jugadoras por naturaleza, y cuando pierden su capacidad para jugar, pierden también una fuente de bienestar emocional que necesitan para el desarrollo de la propia vida erótica.

Los juegos previos al sexo nos ayudan no sólo a aumentar la excitación, si no también a descubrirnos a nosotros mismos y a nuestra pareja, a volvernos más arriesgados y confiados con lo que tenemos para encontrar las fortalezas a la hora de llevárselo a la cama.

Son muchos los beneficios del juego erótico, éste nos ayuda a combatir el aburrimiento y rutina sexual; Jugando se añade una buena dosis de novedad a la relación avivando la pasión. Por otro lado, jugar hace que la pareja no se centre únicamente en el área genital, sino que abra nuevos caminos a la sexualidad. De manera que podemos decir que el juego es un motor de creatividad erótica.

Por otra parte, jugar ayuda a desinhibirse y a combatir la rigidez producto de la represión y de los prejuicios sociales tan comunes en nuestra sociedad. Del mismo modo, cuando se juega, desaparecen por unos momentos los problemas y preocupaciones del día a día. Si nos sentimos seguros con una buena protección no hay límites para divertirnos y explorar cosas nuevas.

Así que, que esperas? ¡Sal a la Jungla y empieza a Jugar!

Por Luisa Angulo.

Cada vez más y más, queremos saber con detalle qué nos puede ayudar a conseguir un orgasmo placentero, tanto para ellos como para nosotras.

El sexo para algunos es un tema de nunca acabar, para otros, un tabú que no se atreven a descubrir. Sea como sea, el orgasmo es un momento indescriptible y delicioso que jamás se podrá ocultar. Para quienes lo hayan sentido, lo repiten una y mil veces más si se puede, para otros, saben de la experiencia que les falta por descubrir, así no lo hayan vivido.

Lo que ellos quieren no entra en detalles, casi todos quieren sexo. No les gusta que la rutina empiece a formar parte de su vida, les gusta ser sorprendidos cada noche con cualquier acto sin darle mente, siempre sin rodeos, sin tapujos.

Por eso chicas, a veces innovar es algo que parece difícil y por falta de conocimiento no se hace. Seducir a la pareja se puede convertir en una rutina placentera, pues según sexólogos, con solo sentir seguridad y entrar en acción repentina, puede ayudar a quitar esa vergüenza que nos intimidaba a cada una desde que éramos muy niñas.

Para lograr esto, los estímulos son importantes, tal vez sólo con rozar su pantalón lentamente, lograrás que tu pareja se excite. Unos tardan menos, otros más, pero sin afanes lograrás lo concebido.

Espacios como estos generan una excelente oportunidad para conocerte ante él sin pretextos. Lo único cierto es que antes de llegar al orgasmo, es mucho mejor tener juegos previos, pues estas acciones se convierten en un excelente preámbulo para que ninguno de los dos se pierda de esta propuesta tan candente…

Un juguetico, un pasatiempo

Las fantasías sexuales son únicas e irrepetibles. Todas conllevan a un fin definitivo y es el de entregarse a toda costa sin condiciones. ¿Por qué no imaginarse ser actriz porno? ¿Cómo saber que cada segundo será bien aprovechado?

Todas las preguntas que albergan en tu mente se van descartando a medida que desenmascaras tus miedos en la cama.

Todos tenemos al menos un pensamiento pecaminoso antes de irnos a dormir, ser creativa, fugaz y ardiente te pueden ayudar como regla número uno para darle un ambicioso espacio a este pensamiento que se encargará de convertir la noche en algo fuera de lo común.

Existen líquidos de sabores que pueden ayudar a complementar el acto sexual. Intenta cubrir cualquier parte de su cuerpo y sin duda él notará la diferencia.

Usa prendas de vestir que jamás utilices, sorpréndelo con ropa interior diminuta, pijamas con encajes o colores de cualquier tipo. Tal vez le quede gustando y se convierta en tu mejor arma de seducción todas las noches.

Explóralos

¿Cuál podría ser su mejor fantasía hecha realidad? Pregunta que nunca se nos pasa por la mente, pero resuelve la mitad de la ecuación a media noche. Posturas inventadas o de kamasutra ayudarán a cumplir con los deseos que quieren abrirle paso en el momento.

El sexo oral mantiene vivo los sentidos. No hay hombre que se resista a esto.

Cada movimiento o gesto manifestará su satisfacción, su plenitud, el cielo que toca con las manos en ese momento.

Las mejores sorpresas resultan ser las que él menos espera.

Actúa a través de tus instintos, los caballeros saben esperar.

Por Ángela Trejos García

Hombres creen que para llevarse a la cama a una mujer basta simplemente con palabras bien pensadas, pero desconocen que el cuerpo de una mujer es un campo minado de zonas erógenas listas para ser descubiertas y estallar. En este articulo daremos 3 de las zonas erógenas del cuerpo de una mujer que permiten provocar el placer y que el hombre desconoce que existen y si saben manejarlas será mas fácil y eficaz llevártela a la cama y hacer mas placentera la experiencia para tu presa.

Detrás de las rodillas:
Esta zona es muy sensible, donde discurren importantes vasos de la extremidad inferior. El truco esta en acariciarla y besarla muy muy suavemente, es sensible a los toques suaves pero nada agradecida con las caricias fuertes.

Cabeza:
Otra de las zonas con las que puedes recrearte para que ella, sin darse cuenta, caiga en un estado de relajación que seguro te agradecerá y te compensará!. Con las puntas de tus dedos, ponlas como si quisieras agarrarle su cabeza desde la coronilla, y suavemente comienza a introducirlas entre su pelo, una y otra vez, incluso describiendo pequeños movimientos con tus dedos. Un consejito, tampoco escatimes en tiempo en esta zona, descansa la cabeza de ella en tu pecho, y al hacer esto fíjate también si tiene una reacción relajada y positiva.

Muñecas:
Con las palmas de tu pareja hacia arriba, toca sus muñecas con las puntas de tus dedos, así como también en los antebrazos. Desliza tus dedos de forma casi imperceptible sobre su piel, de arriba abajo y, ¿por qué no? Mírala a la cara y dile lo mucho que te gusta.

¡Entonces caballeros! A practicar estos trucos y a explorar el cuerpo de tu pareja!!

Por Luisa Angulo