noviembre 2013

A Robertita le encanta probar condones. Enrique, su novio, estudiante de geografía, ya lo conocen en una cadena de mercados muy reconocida de la ciudad. Por suerte Robertita ha probado de todos y no escatima esfuerzos en experimentar cada que lanzan al mercado una tendencia.

Le gustan de puntitos, lubricado, hot sensations, con olores, sabores, en fin. ¿Puntos a favor? Un gusto rico en su intimidad y una sensación rica en su paladar.
Prefiere los orgasmos saborizados a simples, las texturas onduladas a lisas, o un dulce sabor a ciruelas que sabores raros e indescriptibles.

Le encanta descubrir su punto G de cualquier manera, su penetración con Enrique se han convertido en momentos divertidos y excitantes con el uso del preservativo: Lo prueba, lo disfruta y finalmente lo desecha. Puede volver a sentir placer con sabor o sensaciones distintas una y otra vez…

¿Lo pones tú o lo pongo yo?

Muchas historias se han creado con el uso del preservativo. Lo cierto es que desde su creación, se ha convertido en el método más eficaz para prevenir los embarazos no deseados y las enfermedades de transmisión sexual.
¿Se pueden romper? Se pueden usar dos? ‘Reduce la sensibilidad? ¿Se dañan si se guardan en la billetera? Son algunas de las miles de preguntas que surgen en momentos previos al acto sexual.
Lo cargan ellos por lo general, pero sin duda alguna, ellas también están con toda autoridad de llevarlo a cualquier parte, llámese cosmetiquera, bolso, billetera, kits de maquillaje, en fin, esos miles de accesorios que suelen llevar todas en el bolso y que nos hacen únicas.

¿Los condones se rompen?

Es falso. No es que sea imposible, pero a cerca del dos por ciento de los condones se rompen si se usa indebidamente. Si los rasgas con los dientes, es muy probable.
Protegen cien por ciento.

Falso, pues no existe un cien por ciento de factibilidad. Estudios han comprobado que protegen entre un 80 % y 90%, sobre todo ante enfermedades de transmisión y embarazos.

¿Reducen la sensibilidad?

Anteriormente cuando no existían preservativos con tanta variedad, era más fácil perder sensibilidad. Hoy en día existen variedades de condones que permiten disfrutar del máximo placer tanto del hombre como de la mujer.

¿Todos están hechos del mismo material?

El preservativo está hecho de látex, poliuretano, de hule natural, algunos a base de agua, otros tienen caseína, (proteína derivada de la leche). Muchos tienen espermicida, (nonoxinol-9). Los condones hechos con lubricantes, esta lubricación artificial, permite que cualquier penetración sea cómoda y segura. Todos los componentes están con el único objetivo de proteger tu intimidad.

Hace poco leí una frase que dice: “Mujeres que se aterrorizan de la palabra sexo pero tuvieron de a diez hijos…” No hay nada mejor en el sexo que disfrutarlo de cualquier forma, la variabilidad de condones permite tener un acercamiento más seguro y sin preocupaciones. Colores, sabores, formas, texturas, invitan a sentirse más cómodo y disfrutar del buen placer.

Por Angela Trejos

Como niña estrenando muñeca nos sentimos muchas cuando nos hacen esa exclamación. Es algo complejo de explicar pero muy fácil de comprender. Al momento de estar con aquella o aquel, no hay manual ni normas que puedan contra las ganas, PERO, el que quiere disfrutar, se debe cuidar y no hay nada más rico que añadirle diversión a esos momentos.

Arriba, abajo, de lado, de pie, acostados, sentados, de cabeza, de espalda, sexo tántrico, cualquiera de estas poses se vale en el acto, pero hay quienes disfrutan de una grata compañía más: El Juguete Sexual.

Que vibren, que estimulen, que den risa, que quiten el insomnio, la histeria, el mal genio, el agotamiento, son muchas de las características que se quieren abarcar con esta cantidad de bondades que traen los juguetes, caso especial los vibradores.

Existe una amplia gama de productos para pasarla mejor si te encanta el sexo, leamos algunas:

Anillo Vibrador:
Ambos lo pueden usar, los hay para mujeres y hombres, hacen la penetración más gratificante en la pareja.

Bolas Chinas:
Estas se introducen dentro de la mujer. Estas traen en su interior bolas más pequeñas, en el momento del acto las bolas interiores golpean con las exteriores creando una estimulación y placer hasta llegar al orgasmo.

Esposas:
Se usan como fin de darle un toque divertido a la relación, la idea es encontrar sensaciones nuevas e inesperadas.

Antifaces:
Ideal para sorprender en la cama. Es una buena manera de mejorar tus encuentros sexuales. Quedan dominados a nuestro antojo!

Muñecas Inflables:
Para envidia de muchas, han creado a estas hermosas muñecas de caucho como una alternativa de placer para los hombres. Se encuentran desde las más sencillas, hasta las imitaciones de artistas famosas. No se quejan, no hablan, siempre están disponibles. Este invento ha cumplido la fantasía de muchos hombres.

Vibrador
¡Apuesto a que este nos gusta a todas! Vienen de todos los tamaños y colores, también los hay con texturas y demás. Simula el tamaño de un pene (o más grande) y se puede utilizar las veces que quiera.

Azotador para juegos:
En algunos produce excitación el látigo o ardor en el acto. Darle unas cuantas azotadas viene siendo mala idea.

Plumas:
Sirven para cosquillear y provocar a la pareja. Se deja todo a la imaginación.

Y bien… para el sexo no hay excusa, más si quieren sacar de nosotros nuestra escondida espontaneidad o sacar a relucir esa represión que muchos llevan dentro. Perder el miedo para darle lugar a estos ratos de placer con juguetes es volver a ser como niños, rico regalarlo sin sentir vergüenza, no por eso deja de ser mala idea.

¿Te animas?

Por Angela Trejos