Our Blog

2

En este mes tan especial, quisimos recordar esas frases que le decía a uno la cucha, la jefa, la patrona, la que manda en la casa. Esas que nunca se le van a olvidar a uno porque te las repetía hasta el cansancio.

“Un día de estos se levantan y no me van a encontrar, y a ver qué hacen…”. Cuando eres un desconsiderado porque no le ayudaste a barrer al antejardín.

“Cuántos niños no estarán deseando ese plato de comida y usted rechazándolo”. Cuando no quieres comerte el sancocho de gallina con jugo de guayaba.

“Mientras usted viva en esta casa, se hace lo que yo diga”. Cuando no te dejaba ir de rumba.

“Para que le hagan un favor a uno hay que arrodillarse, en cambio viene cualquiera de la calle y salen corriendo”. Cuando acompañaste a tu amigo al centro pero no le ayudaste a llevar las bolsas del mercado hasta la cocina.

No podíamos olvidar las frases antes de salir con tu novia como “Acuérdese de ponerse sombrero”, “Yo no quiero ser abuela todavía así que se me cuida”, “No vaya a embarazar a esa muchacha que se le daña la juventud”, siempre tan prevenidas y con ese inconfundible instinto de mamá sobreprotectora. A todas ellas gracias por preocuparse por nosotros.

Y así podríamos seguir con innumerables frases que están inmortalizadas en nuestra memoria, lo importante es que son las mejores. Es justo dedicarles un homenaje y hacerlas sentir especial en este día (sobra decir que debería ser todos), llévale un ramo de rosas de esos que le dejen el ojo aguado y le arruguen la cara. Que sepan lo mucho que a pesar de los regaños, le aprendieron y que hoy son lo que son gracias a ella.

Si tienen alguna frase de #Mamámelodecía, déjenla en los comentarios y los escribiremos en nuestras redes sociales con su nombre.

Comments ( 2 )

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.